¿En qué se diferencian los términos sexo, sexualidad y educación sexual?

El término sexo se refiere a la particularidad que define la sexualidad del individuo como hombre o como mujer. La sexualidad determina más las características fisiológicas del sexo y a su comportamiento. La educación sexual se refiere más a la adaptación del comportamiento sexual a las normas sociales y familiares. 

¿Considera que las familias españolas hablan de estos términos en el ámbito familiar?

Aunque se ha avanzado mucho en la comunicación en el orden de la sexualidad, todavía existen muchos prejuicios y tabúes al hablar de temas de sexualidad. Todavía se habla casi a escondidas.

 Si la respuesta es NO, ¿Por qué nos cuesta tanto hablar de sexo o sexualidad con nuestros hijos?

Nos cuesta tanto porque la sexualidad se refiere a una actividad muy íntima que todavía se considera que se aprende sola y es cosa de adultos.

¿De qué forma influye esta actitud en los niños? ¿Los niños siguen viniendo de París?

Los niños por su naturaleza son curiosos y quieren saber. De una forma u otra acaban sabiendo todo acerca del sexo, pero conviene que la información les llegue de los padres que mejor le conocen y saben en que punto de maduración se encuentran para asimilar esta información. Cuando les llega la información por los compañeros o por internet no les garantiza que no hayan contenidos escabrosos que les puede afectar emocionalmente.

 ¿Cuándo empezar a hablar de sexualidad con nuestros hijos?

Alrededor de los 7/8 años los niños tienen curiosidad por el cuerpo humano, sobretodo por las partes más íntimas. Entonces es mejor darles toda la información posible desde el punto de vista biológico para que sepan valorarlo con seriedad. Sobre la pre-adolescencia ya podemos ampliar la información sobre el sexo y las relaciones sexuales. Cuanta más naturalidad más sano será su aprendizaje.

 ¿A qué edad suelen surgir las primeras dudas sobre la sexualidad?

En cualquier edad puede surgir, dependiendo de diferentes estímulos del entorno, amigos, películas,.. Es difícil que surja espontáneamente, siempre hay un desencadenante que les provoca esta curiosidad y nosotros debemos estar atentos a sus expresiones, comentarios, risitas… para darles respuesta.

 ¿Cómo debemos hablar de sexualidad con nuestros hijos en función de su edad?

Principalmente con naturalidad en la forma y cuidando el contenido según su capacidad de comprensión. Hay grandes diferencias entre los niños, desde los más inocentones hasta los más precoces. Pero todos a la larga pueden aprender correctamente cualquier información sobre sexo si les explica con delicadeza y sensibilidad.

 ¿Cuáles son los errores más comunes de los padres en este sentido?

El transmitir conceptos erróneos, como la fealdad del sexo, la falta de valores emocionales, la falta de comunicación.

 ¿Qué tipo de mitos sobre sexualidad conviene desterrar?

Qué los niños vienen de París o por arte de magia, que no hace falta hablar de sexo porqué se aprende solo. También como creen muchos, hablar de sexo incita a los jóvenes a precipitarse a practicarlo. Que la sexualidad solo tiene como objetivo la procreación. Que el “tamaño” sí importa! 

¿Cómo enfocar el tema del acoso a través de Internet?

Ante todo conocer el entorno de los hijos y mantenerse cerca para comprobar el alcance del acoso y cómo les está afectando emocionalmente. Seguidamente hablar claro del tema, incluso dando por sabido qué está ocurriendo, y, pedir ayuda a un profesional que pueda ayudar a reconducir el problema.

En caso de sospechar de un posible ciberbullying, ¿a dónde debemos acudir?

En caso de ciberbulling conviene conservar todas las pruebas y sin ningún miedo denunciarlo en la sección de Menores de la Policía. Por otro lado conviene pedir ayuda psicológica para el joven afectado, para sobrellevar los trastornos emocionales que pueda sufrir.
En diferentes ciudades del país existen asociaciones que ayudan a personas que sufren este tipo de agresiones.